Quantcast
Artritis y los cereales - Ecoterapeuta

Artritis y los cereales

Por en 3 diciembre, 2014

Como os había prometido, os voy a hablar de la influencia de los cereales en la Artritis reumatoide.

Evidentemente, no todos los cereales influyen de la misma forma al paciente de artritis, al igual que depende de cada persona y de la intensidad con la que la enfermedad se manifiesta.

El doctor Seignalet recoge en su libro una amplia relación de estudios que asocian el consumo de trigo y, en menor medida, del maíz con diversas enfermedades, entre ellas la Artritis reumatoide. Para Seignalet todas esas enfermedades no son sino la consecuencia de algo grave que denuncia: “Las enzimas y mucinas de nuestros organismos son hoy incapaces de digerir correctamente las proteínas de los cereales -muy especialmente las del trigo y el maíz- porque a lo largo de los últimos tiempos se ha modificado su naturaleza, problema que, además, se agrava con su desnaturalización al ser cocidos”. Los únicos cereales que, según el Dr. Seignalet, no presentan esos inconvenientes son el arroz -ya que tiende siempre a volver a su estado natural a pesar de las múltiples manipulaciones que igualmente ha sufrido- y el trigo sarraceno.

bueno, no entréis en pánico. No es tan estricto para todos los pacientes. Aunque si conviene seguirlo al pie de la letra al principio y después ir probando cada uno alguno de los cereales alternativos o sustitutivos al trigo. Como por ejemplo el Kamut o trigo khorasan, la espelta entre otros.

LOS CEREALES Y LA ARTRITIS

Rebozados y fritosEl trigo es sin duda, de los cereales, el más consumido en la civilización occidental. Es por ello que el ser humano se ha preocupado en el mejoramiento de sus técnicas de cultivo y selección genética, lo que nos ha conducido a un incremento considerable de sus rendimientos, pasando de menos de 10 quintales/hectárea en 1900 a los más de 50 quintales/hectárea que se obtienen en algunos países de Europa y Norteamérica.

Seignalet lo prohíbe terminantemente en su régimen y nos advierte que sus proteínas -en todas sus variedades- son difíciles de digerir por nuestro organismo. Sobre mi propia experiencia, yo os digo, que si dejáis de tomar trigo, en un par de semanas a lo sumo. Comenzareis a notar mejoría en cuanto a la virulencia de los brotes. Sé que es difícil para muchas personas, sobre todo aquellas que suelen decir “si no como con pan es como si no comiese”, en la actualidad venden pan de Kamut, que salvo que el aporte calórico es mayor, el sabor es idéntico al del trigo común. En cuanto al desayuno, lo que os recomiendo es un zumo natural, una tostada de pan de Kamut con tomate y aceite y un café o té solo o con alguna bebida vegetal de Soja o Almendras.

El maíz es el cereal más plantado en el mundo y el de mayor volumen de producción, superando al trigo y al arroz. Su valor nutritivo es similar al de los otros cereales, aunque se diferencia de éstos en su elevado contenido en carotenos -ningún otro cereal los contiene- o provitaminas A, que se transforman en vitaminas A en el organismo. Su uso alcanza gran importancia en América, sobre todo en la cocina latinoamericana.

En la actualidad, el consumo alimentario del maíz se ha extendido a otros países donde encuentra uso, entre otros, en ensaladas y desayunos. Seignalet también lo prohíbe en su régimen y nos advierte que sus proteínas -al igual que las del trigo- son difíciles de digerir por nuestro organismo. Así que, cuidado con este cereal, ya que está presente en la mayoría de los snacks, en muchas salsas e incluso en refrescos.

El arroz es el cereal más importante -después del trigo- desde el punto de vista alimenticio. Existen en el mundo más de dos mil variedades de arroz, pero sólo se cultivan unas cuantas. Éstas se agrupan -por tipo de arroz- en tres grandes categorías: grano largo, grano medio y grano corto. Luego, según el proceso industrial al que son sometidos, se comercializan según su grado de elaboración: integral, blanco, parboiled, rápido o precocido, etc. El arroz blanco, el más consumido habitualmente, pasa por varios procesos con los que pierde, además del salvado y del germen, muchas propiedades vitamínicas, minerales y oligoelementos, ya que la mayor proporción de éstos se encuentra precisamente en la capa exterior del grano y el germen. Comparado con el trigo y demás cereales, el arroz es muy pobre en grasas. Por ello, además de por sus propiedades hipotensoras y su relativa pobreza en sodio y potasio, resulta indicado para casos de diarreas y en regímenes de adelgazamiento, ya que contribuye a eliminar el agua acumulada en los tejidos grasos. Seignalet no lo prohíbe porque -a pesar de que también es manipulado- parece conservar las mismas propiedades que en su estado primitivo.

La avena, el sorgo, el centeno, la cebada o el mijo difieren poco de los demás cereales en cuanto a composición y valores nutritivos. Su importancia relativa es menor que los ya reseñados por cuanto, en las regiones occidentales, son empleados en mucho menor medida en la alimentación humana. Cada uno de ellos tiene usos diversos, pero el principal suele ser la alimentación del ganado o, caso de la cebada y el centeno, en la fabricación de bebidas como la cerveza y el whisky. Por su parte, la avena, rica en proteínas, hidratos de carbono, grasas y gran número de vitaminas, minerales y oligoelementos -siempre que no haya sufrido los clásicos procesos de refinado-, por ser el cereal con mayor porcentaje de grasa vegetal (65 % de ácidos grasos insaturados y el 35% de ácido linoleico), encuentra un creciente consumo en productos para dietas y en las actuales mezclas de cereales para el desayuno. Seignalet también los prohíbe en su régimen -incluida la cerveza- por las mismas circunstancias que los demás, pero autoriza bebidas que, como el whisky, son destilados y por tanto desprovistos de sus proteínas. El tema del alcohol lo trataremos en otro post, pero huelga decir que siempre hay que tomarlo con moderación.

El alforfón o trigo sarraceno no es propiamente un cereal, pues pertenece a la familia de las poligonáceas, sin embargo, se cultiva y usa como éstos. Contiene más calcio que el trigo y varios aminoácidos esenciales, entre ellos el triptófano, presente en las proteínas animales. Una particularidad de este pseudocereal (que viene a confirmar el que el Dr. Seignalet lo recomiende), es que, además de su escasa o nula manipulación genética, plantea pocos problemas biológicos, ya que no puede crecer en tierras abonadas con nitrógeno. En contrapartida, su continuidad en un estado salvaje o prehistórico y el casi obligado uso de abonos químicos en las plantaciones actuales, ha hecho que su cultivo disminuya. Por las referidas circunstancias, Seignalet acepta su ingesta.

La quinta o quinoa es un pseudocereal perteneciente a la subfamilia Chenopodioideae de las amarantáceas. Su cultivo se produce desde tiempos antiguos en los Andes.
La quinoa es buena para tratar la artritis porque contiene propiedades antiinflamatorias, lo cual significa que te ayudará a combatir la inflamación en las articulaciones.

Otro gran beneficio de la quinua es que contiene magnesio. El magnesio es bueno para la artritis porque ayuda a evitar los dolores articulares y las contracturas. El magnesio también es bueno porque ayuda a regenerar los cartílagos, y esto es así porque es necesario magnesio para producir colágeno, la proteína del tejido óseo.

El Amaranto es un alimento cultivado como cereal, que ha sido un remedio natural de los pueblos azteca e inca y se consume hasta la fecha, aportando grandes beneficios nutricionales y para la salud.

Existen unas 60 variedades conocidas de amaranto. Es una fuente importante de vitaminas A, B2, B6, C, K; ácido fólico, calcio, cobre, fósforo, hierro, magnesio, manganeso, potasio y zinc.

Se están haciendo investigaciones con el Amaranto inoculando a la planta selenio, de forma que lo añade posteriormente de forma natural a sus proteínas y resulta así, más beneficioso tanto para la artritis como para otras enfermedades reumáticas o del sistema óseo.

Espero que esta lista os ayude a poder llevar una alimentación más sana, que ayude a vuestro organismo a limpiarse y así poder librarte de los brotes.

Una cosa que no dice Seignalet y que digo yo, basándome en mi experiencia, es que si las harinas refinadas son malas, los rebozados son peor. Os aconsejo evitarlos, los brotes de mayor virulencia una vez dejé los lácteos, fueron después de haber comido rebozados.

 

Apicultor novato y paciente de Artritis reumatoide diagnosticada en enero del 2010 y actualmente con la enfermedad en remisión. En mi espacio, te contaré como lo he conseguido.

Dinos que te pareció

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: