Quantcast
Sandía: beneficios para la salud - Ecoterapeuta

Sandía: beneficios para la salud

Por en 15 julio, 2017

Cuando aprieta el calor, a finales de primavera ya comienza la temporada de sandía. Una fruta de temporada que tiene más beneficios que el hidratarnos.

sandías

A pesar de la creencia popular de que es sólo agua y azúcar, la sandía es en realidad un alimento nutritivo denso. Proporciona altos niveles de vitaminas, minerales y antioxidantes y sólo un pequeño número de calorías.
Las sandías se han convertido en sinónimo de verano y picnics, y por buenas razones. Su calidad refrescante y su sabor dulce ayudan a combatir el calor y proporcionan un postre sin culpa y bajo mantenimiento.

Junto con melón cantalupo, las sandías son un miembro de la familia botánica Cucurbitaceae aunque tiene su propia subespecie, la “citrullus“. Hay cinco tipos comunes de sandía: Roja con semillas, sin semillas, mini (también conocida como de ración), amarilla y naranja.

Datos rápidos sobre la sandía:

  • La sandía se ha cultivado durante miles de años, con evidencia que se remonta a los antiguos egipcios – que eran cultivadores expertos.
  • Más del 90 por ciento de una sandía es agua.
  • Según la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO), China es el primer productor, con 75 millones producidos en 2014.
  • Se cree que la sandía ayuda a mejorar enfermedades como el asma, el cáncer y la inflamación.

Posibles beneficios para la salud de la sandía

El consumo de frutas y verduras de todo tipo se ha asociado durante mucho tiempo con un menor riesgo de muchas enfermedades relacionadas con el estilo de vida.

Muchos estudios han sugerido que el aumento del consumo de alimentos vegetales como la sandía disminuye el riesgo de obesidad y mortalidad general, diabetes y enfermedades del corazón.

Otros beneficios de la sandía incluyen la mejora del estado del cabello y una piel sana, el aumento de la energía, y en general un menor peso.

Prevención del asma

Los riesgos para desarrollar asma son más bajos en las personas que consumen una gran cantidad de ciertos nutrientes. Uno de estos nutrientes es la vitamina C, que se encuentra en muchas frutas y verduras, incluida nuestra protagosnista.

Presión sanguínea

Un estudio publicado por el American Journal of Hypertension encontró que la suplementación de extracto de sandía mejoró la salud del sistema circulatorio en adultos obesos de mediana edad con prehipertensión o etapa 1 de hipertensión.

Las dietas ricas en licopeno – que se encuentran en la sandía – pueden ayudar a proteger contra las enfermedades del corazón.

Cáncer

Como es una excelente fuente de antioxidantes, incluida la vitamina C, la sandía puede ayudar a combatir la formación de radicales libres conocidos por causar cáncer. La ingesta de licopeno se ha relacionado con un menor riesgo de cáncer de próstata en varios estudios.

Digestión y regularidad

Sandía, debido a su contenido de agua y fibra, ayuda a prevenir el estreñimiento y promover la regularidad de un tracto digestivo saludable.

Hidratación

Compuesto de 92 por ciento de agua y lleno de electrolitos importantes, la sandía es un gran tentempié para tener a mano durante los meses calurosos del verano y así prevenir la deshidratación. También puede ser congelada en rodajas para un sabroso snack estilo paleta o polo.

Inflamación

La colina – que se encuentra en la sandía – es un nutriente muy importante y versátil; Ayuda a nuestros cuerpos en el sueño, el movimiento muscular, el aprendizaje y la memoria. La colina también ayuda a mantener la estructura de las membranas celulares, ayuda en la transmisión de los impulsos nerviosos, ayuda en la absorción de grasa y reduce la inflamación crónica.

Dolor muscular

Se ha demostrado que la sandía y su zumo reducen el dolor muscular y mejoran el tiempo de recuperación después del ejercicio en atletas. Los investigadores creen que esto es probablemente debido al aminoácido L-citrulina contenido en ella.

Piel

Es ideal para la piel porque contiene vitamina A, un nutriente necesario para la producción de sebo, que mantiene el cabello hidratado. La vitamina A también es necesaria para el crecimiento de todos los tejidos corporales, incluyendo la piel y el cabello.

La ingesta adecuada de vitamina C también es necesaria para la construcción y el mantenimiento del colágeno, que proporciona estructura a la piel y el cabello. Además, la sandía contribuye a la hidratación general, que es vital para la piel y el cabello saludables.

Composición nutricional de la sandía

Una taza de sandía en cubitos (152 gramos) contiene:

  • 43 calorías
  • 0 gramos de grasa
  • 2 miligramos de sodio
  • 11 gramos de carbohidratos (incluyendo 9 gramos de azúcar)
  • 1 gramo de fibra

Una taza de sandía proporcionará el siguiente porcentaje de vitaminas diarias:

  • 17 % de vitamina A
  • 21 % de vitamina C
  • 2 % de hierro
  • 1 % de calcio

La sandía también contiene tiamina, riboflavina, niacina, vitamina B-6, folato, ácido pantoténico, magnesio, fósforo, potasio, zinc, cobre, manganeso, selenio, colina, licopeno y betaína. Según la Junta Nacional de Promoción de la Sandía, esta fruta contiene más licopeno que cualquier otra fruta o verdura.

Posibles riesgos para la salud de consumir sandía

Las cantidades moderadas de sandía no presentan ningún riesgo grave para la salud. El consumo excesivo puede elevar los niveles de ciertas vitaminas en el cuerpo, lo que puede causar complicaciones.

Demasiada vitamina C, abundante en la sandía, puede causar síntomas como diarrea o molestias gastrointestinales. Los alimentos que contienen licopeno, pueden producir estos síntomas también. Estos síntomas sólo se ven normalmente cuando la ingesta excesiva es de suplementos, no de alimentos.

Los niveles de potasio son otra consideración, demasiado puede llevar a complicaciones como la hiperpotasemia que causa un ritmo cardíaco anormal y puede ser peligroso. Una vez más, las complicaciones son más a menudo debido a la ingesta excesiva de suplementos. En general, la sandía se puede consumir con seguridad con poco riesgo.

Sandía

¿Cómo puedo incorporar más sandía en mi dieta?

Busca una sandía que sea firme, pesada y simétrica sin puntos blandos ni moretones. Golpear el exterior puede darnos una pista en cuanto a su textura de la fruta por dentro. Escucha un ruido sordo y casi hueco; Esto indica que el agua y la fruta contenida está intacta y tiene una estructura estable.

Dos vasos de sandía batida

La sandía se puede incorporar fácilmente en una dieta existente, los batidos son una gran manera de obtener toda la fibra y la bondad en una bebida refrescante.
Debido a que la sandía es tan versátil, se puede incorporar fácilmente en una dieta.

Considera lo siguiente:

Semillas tostadas – obtener las semillas de sandía y asar en el horno durante 15-20 minutos es un sabroso aperitivo que se puede hacer por adelantado. Añadir un poco de sal al gusto.
Mézclala en cuadritos y unos cuantos cubitos de hielo en una licuadora para una bebida de electrolito frío y refrescante que sea perfecta para rehidratar después del ejercicio o un día al sol

Ensalada – Sí, hasta una ensalada aburrida por la adición de sandía, menta y mozzarella fresca a una cama de hojas de espinaca. Rocía con vinagre balsámico o aceto.

Los smoothies son una buena manera de consumir sandía. Su alto contenido de agua no los hace demasiado espesos y pueden estar listos para beber en segundos. Trata de evitar zumos ya preparados, pues pueden contener una gran cantidad de azúcar en un volumen más pequeño, y la eliminación de la fibra.

Apicultor experto en fitoterapia y paciente de Artritis reumatoide diagnosticada en enero del 2010 y actualmente con la enfermedad en remisión. En mi espacio, te contaré como lo he conseguido.

Dinos que te pareció

A %d blogueros les gusta esto: