Quantcast
Apiterapia: El aire de la colmena - Ecoterapeuta

Apiterapia: El aire de la colmena

Por en 23 mayo, 2017

Respirar del aire de la colmena para tener una vida más saludable

Aire de la colmena

¿Puede respirar el aire de la colmena realmente mejorar tu salud?

Bueno, así lo creen en Eslovenia, donde se afirman que respirar el aire de una colmena tiene muchos efectos beneficiosos para la salud y que aumenta la capacidad de curación del organismo, pudiendo llegar a tratar dolencias tales como bronquitis, asma, enfermedad pulmonar crónica, susceptibilidad a infección, sistemas inmunológicos debilitados, infecciones de las vías respiratorias, dolores de cabeza crónicos y migrañas, así como estrés y depresión.

Respirar el aire de la colmena se ha utilizado como una técnica más de apiterapia desde tiempos  del antiguo Egipto.

El proceso combina el aire de colmena en los tratamientos de aerosol. La inhalación del aire caliente de una colmena incorpora todos los elementos naturales que concurren orgánicamente dentro de la colmena tales como propolis, jalea real, cera de abejas y polen que como ya sabemos proporcionan una respuesta psicofísica positiva a los seres humanos.

¿Qué es la terapia del Aire de la colmena?

Es la práctica de inhalar los ingredientes específicos que se producen en la colmena de abejas; Aceites esenciales, flavonoides de miel, propóleos, jalea real, cera de abejas y polen. Estos están en suspensión dentro del apiario y la inhalación del aire producido tiene un efecto extremadamente beneficioso sobre el estado psicofísico humano. Al inhalar el aire que se mantiene caliente por las abejas, a través de una máscara respiratoria especial, consumimos estas valiosas sustancias.

El aire en la colmena está a 36 grados. En la colmena se han verificado más de 1.000 sustancias, pero aún no está claro que combinación de principios activos son los que más inciden en la cura terapéutica, dice Edmund Blab, médico, cirujano y pediatra. En la colmena hay aerosoles naturales que contienen, entre otros elementos aceites esenciales, flavonoides propóleo, miel, polen y cera de abejas. Estos ingredientes se emiten debido al calor en la colmena y por la ventilación, que producen las abejas con sus alas.

Complemento de la medicina convencional

Dependiendo de la gravedad de la enfermedad se necesitan entre 10 y 40 sesiones para tener éxito. El aire de la colmena no sólo se utiliza en el asma, sino también en las enfermedades alérgicas, dolores de cabeza y para el fortalecimiento del sistema inmunológico. Estas terapias deben ser supervisadas por un facultativo y son un complemento natural y sin contraindicaciones, nos ayuda a superar muchos problemas y también es más que perfecto para deportistas, niños y ancianos.

El apicultor austriaco Hans Musch, de Ochsenhausen, ha desarrollado el dispositivo Api AirTM para inhalar el aire colmena en tratamientos terapéuticos.

El aire colmena se extrae y se conduce hacia la máscara de inhalación a través de un tubo. La corriente de aire está separada por un tamiz de las abejas, de este modo evitamos que las inhalemos. Un controlador del flujo de aire permite ajustar la cantidad de aire que será respirado. El aire exhalado por el paciente es separado, por lo que no entran en la colmena.

El paciente no tiene contacto directo con las abejas. Se sienta durante la inhalación al lado o detrás de la colmena, idealmente en el apiario.

api air

¿Funciona realmente inhalar el aire de la colmena?

El efecto positivo de la inhalación del aire de la colmena ayuda mucho, según los testimonios de los pacientes. Y es algo empírico (demostrable) según los terapeutas.

Parece ser que cada vez hay más investigadores que así también lo creen, cierto es que los apicultores tienen la menor incidencia de cáncer de cualquier otra profesión en todo el mundo. Este hecho fue reconocido en el informe anual del Instituto de Investigación del Cáncer de Nueva York en 1965. Hace casi medio siglo, la revista del Instituto Nacional del Cáncer, vol. 9 (2), de octubre de 1948, publicó un informe de William Robinson, MD, et al., En la que se afirmaba que el polen de abeja añadido a los alimentos (en una proporción de 1 parte a 10.000) retrasó la aparición de tumores mamarios palpables en ratones C3H.

LJ Hayes, MD tuvo el valor de anunciar, “Las abejas esterilizan el polen por medio de una secreción glandular antagónica a los tumores”. Otros médicos, entre ellos Sigmund Schmidt, MD, y Ernesto Contreras, MD, parecen estar de acuerdo de que algo en el polen funciona contra el cáncer.

El Dr. W. Schweisheimer también dijo que los científicos del Instituto del Cáncer de Berlín en Alemania nunca se habían encontrado con un apicultor con el cáncer.

Un estudio francés investigó la causa de la muerte de 1.000 apicultores y encontró el único caso de un apicultor que murió de cáncer. La incidencia de muertes por cáncer causado en un grupo de agricultores franceses era 100 veces mayor que el grupo de apicultores.

Hasta la fecha, ningún estudio ha criticado el hecho de que los apicultores tienen incidencia muy baja, casi insignificante de cáncer en todo el mundo. Debido al peso de este hecho y, junto con su experiencia, John Anderson, profesor de la apicultura, Universidad de Aberdeen, inequívocamente declaró: “Deberías tener tus propias colmenas y comes sano si quieres vivir mucho tiempo. Los apicultores viven más tiempo que cualquier otra persona“.

 

¿Habías oído hablar de esta técnica de apiterapia? Si conoces sitios cerca de ti, donde realicen esta terapia o conoces más al respecto, compártelo con nosotros.

 

 

Apicultor novato y paciente de Artritis reumatoide diagnosticada en enero del 2010 y actualmente con la enfermedad en remisión. En mi espacio, te contaré como lo he conseguido.

Dinos que te pareció

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: