Quantcast
Artritis y el Metotrexato - Ecoterapeuta

Artritis y el Metotrexato

Por en 5 febrero, 2014

Metotrexato

Después de salir de la farmacia y tras comprar el Metotrexato, no hacía más que mirar el envase y recordar las instrucciones de la reumatóloga;

“La primera vez que lo tomes, que esté alguien contigo, por sí tienes que ir al hospital. No sabemos como va a tolerar tu organismo el Metotrexato

Recuerdo que lo primero que pensé según me lo estaba recetando fue…

“Muy malo tiene que ser para que me esté advirtiendo de que tome estas precauciones antes de la toma”.

En fin, aterrado, con el bote Metotrexato en la la mano, continué caminando cabizbajo hasta casa. Cuando llegué, saqué de su caja el botecito lleno de diminutas pastillas amarillas lo abrí y tomé en mis dedos una pastilla, suspiré y me dispuse a leer el prospecto. Para todos aquellos que no hayáis abierto todavía el link del Vademecum, os pego la parte que más me impactó de este:

– Metotrexato se utiliza en dosis altas para tratar muchos tipos de cáncer. A dosis más bajas, puede ser utilizado también para tratar psoriasis y artritis reumatoide.

Me quedé perplejo, me habían recetado una especie de “quimio”

“¿Con qué ganas inicio la toma después de leer el prospecto del Metotrexato? ¿Acaso tengo cáncer?”

Si ya el golpe de realidad cuando me diagnosticaron la Artritis fue casi más doloroso que los propio brotes; el medicamento que me habían recetado para, no curarlo, sino mantener la enfermedad aletargada, tenía una lista de efectos secundarios 5 veces más larga que la de sus indicaciones como medicamento.

Una de las contraindicaciones de la toma de Metotrexato, es la ingesta de bebidas alcohólicas. En este país en el que el alcohol está tan institucionalizado, que hasta los políticos hacen alabanzas al vino, un consumo que está incluso bien visto. Eso fue complicado, pero al menos para mi, no muy difícil. La comercialización de cerveza SIN estaba más que implantada, y descubrí vinos sin alcohol, algunos muy buenos, como el Natureo, un vino blanco, que me recomendó una compañera de trabajo, aficionada al vino, que lo tomaba cuando estaba embarazada.

Volviendo atrás, comencé a tomar Metotrexato, el lunes 15 de Febrero del 2010. Por aquel entonces yo trabajaba de 7.00 a 15.00 en una oficina. Decidí llevármelo allí, por si me sucedía algo al tomarlo, que mi compañero me llevase al hospital que teníamos prácticamente cruzando la calle.

El miedo me poseyó, pero me tomé las 6 pastillas hasta completar la dosis de 15mg una vez por semana indicada por la doctora. Estuve toda la mañana en el trabajo, con el temor de una posible reacción adversa, que no pasó de un leve malestar.

Tuve suerte, hay personas que no lo toleran y tienen que ir al hospital, pensé. Al día siguiente me tomé mi pastilla de Acfol, tal y como me habían indicado y así comenzó una rutina de pastillas, junto con los corticoides, el calcio para la descalcificación de los corticoides, el Omeoprazol y el Naproxeno. En fin, mi vida cambió y cada vez que me iba un fin de semana fuera de casa o de vacaciones siempre tenía que tener en mente mis pastillas.

Apicultor experto en fitoterapia y paciente de Artritis reumatoide diagnosticada en enero del 2010 y actualmente con la enfermedad en remisión. En mi espacio, te contaré como lo he conseguido.

un comentario

  1. Solianny Fernández

    23 abril, 2016 at 19:27

    Me diagnosticaron artritis reumatoide en el 2010. Estoy buscando una dieta para ayudar a mi cuerpo. He dejado el metrotexato. Necesito orientación.

Dinos que te pareció

A %d blogueros les gusta esto: