Quantcast
Dormir con el smartphone en la mesilla

Dormir con el smartphone en la mesilla

Por en 20 abril, 2015

Uso del smartphone en la camaDe acuerdo con recientes estudios, el 90% de jóvenes que utilizan smartphone de edades entre los 16 y 30 años, duermen junto a estos dispositivos. Otro dato Que arroja la encuesta es que el 93% de las personas que participaron, confiesa que en horas previas a conciliar el sueño, navega por la red con sus aparatos, envía y lee mensajes e incluso ven algún programa televisivo a través de ellos.

Años atrás, lo normal era ir a la cama acompañado de un libro o tbo, mientras que en la actualidad esta costumbre ha sido modificada. Los smartphone, tablet y ebook han desplazado a la lectura tradicional en papel y está convirtiéndose hasta en una adicción, que en ocasiones puede afectar a nuestro cuerpo e influir en el rendimiento tanto físico como mental.

El problema no solo es el tiempo de sueño que por sí mismo nos restaría el uso de estos dispositivos. La luz que emiten tanto las tablet como los smartphone confunden a nuestro reloj biológico, propiciando que el cerebro la confunda con luz solar y con ello se vea afectada de forma negativa la producción de melatonina, que es la hormona que nos facilita entrar en un estado de somnolencia previo a las fases del sueño como una respuesta a la oscuridad.

Los datos anteriormente citados no son los únicos datos curiosos acerca de la encuesta realizada. Una de cada cuatro personas encuestadas admite que no silencia el teléfono durante la noche, es más, hasta lo utilizan con la función despertador. Lo que ocasiona que durante el sueño se despiertan al recibir mensajes u otras alertas que bien podían esperar.

Por otro lado, una de cada diez personas confiesa que se levanta a media noche a revisar sus mensajes ya sean vía email o whatsapp e incluso llamadas perdidas, sin ninguna razón objetiva. Lo que ocasiona un preocupante estado de expectativa crónica que afecta al sueño reparador.

El uso de dispositivos móviles antes de dormir como smartphones y tabletas aumenta el riesgo de padecer trastornos de sueño, además de que disminuye la cantidad y calidad del sueño.

Con respecto a las parasomnias incrementa la presencia de pesadillas sobre todo en las personas acostumbradas a escuchar música en la cama antes de dormir. Y las personas que ven televisión tienden a hablar más dormidos, trastorno llamado noctilalia.

La luz se percibe a través de la retina y esta viaja al núcleo supraquiasmático, estructura considerada nuestro reloj biológico, por lo que al estimular con luz artificial es alterado nuestro ciclo de sueño provocando retraso de fase y, en algunos casos, insomnio.

Como parte de los cambios hormonales propios de esa etapa puede presentarse un retraso de fase de sueño así como incrementarse los periodos de vigilia: tienden a desvelarse más pues su necesidad de sueño disminuye.

Falta de sueñoEste sueño reparador es necesario para el buen funcionamiento del organismo. Hay estudios que manifiestan que no cumplir la cuota necesaria de horas semanales de sueño aumenta significativamente el riesgo de sufrir un ataque cardíaco o manifestar arritmias. También la falta de sueño provoca estrés, cambios de humor, irritabilidad y ansiedad. Interfiere negativamente en el metabolismo de la glucosa, lo que favorece el aumento de peso corporal e incluso la aparición de la diabetes.

Dormir mal y poco influye también negativamente en nuestro sistema inmunológico, altera la tensión cardíaca e influye de forma negativa en nuestra capacidad creativa, comprensiva y resolutiva de cualquier problema cotidiano.

Por todo ello, recuerda que lo mejor para tu salud es tratar de mantenerte lo mas alejado posible de tu Smartphone mientras duermes y por supuesto dejándolo silenciado.

Para una vida más saludable! Sigue nuestros consejos de bienestar, medicina tradicional y nutrición saludable.

un comentario

  1. Belinda

    23 abril, 2015 at 01:01

    Mi marido duerme todos los días con el móvil en la mesilla y se queda mucho tiempo leyendo y navegando con el en la cama. Por las mañanas siempre está más agotado que yo. Intentaré convencerle para que deje de hacerlo.

Dinos que te pareció

A %d blogueros les gusta esto: